Usado

Agua Del Cantaro. Clara Acuña

1000 colones

Pago a acordar con el vendedor

Acepta depósito bancario, efectivo.

Entrega a acordar con el vendedor

Montes De Oca, San José

¡Última disponible!

Información sobre el vendedor

Ubicación

Montes De Oca, San José

  • 100%

    de compradores lo recomiendan

  • 9 años

    vendiendo en Mercado Libre

  • 453

    ventas concretadas

    Ver más datos de este vendedorSe abrirá en una nueva ventana

    Otras características

    • Incluye accesorios: No

    • Es inflamable: No

    • Es kit: No

    Descripción

    COSTA RICA, 2006
    PAGINAS: 83 CON IMAGENES A COLOR

    Es el libro que Clara Amelia ha escrito. Es un libro de poemas para niños. No podía ser de otra manera. Hace como cuarenta y cinco años nos entreteníamos los sábados, oyendo de la maestra los capítulos de la ¨Isla del Tesoro¨. Sustos de piratas tuertos, loros gritones y chiquillos en los toneles. Allá en los cafetales de tu Desamparados, dejamos escandido un tesoro que nunca se supo. Todavía nos preguntamos dónde quedó oculto. Como buenos piratas, un grupo lo llevó al monte, el otro jamás lo halló. Por lo menos, durante cuarenta y cinco años pasamos buscando, hasta que los cafetales desaparecieron y solo nos quedó el recuerdo. Algún derecho tengo para hablar de este libro. ¿Y por qué no?, sobre su autora. Yo soy el niño de hace muchas décadas que recibió las primeras letras de esta maestra pequeñita que ha escrito este maravilloso libro. ¡Un libro! ¡La maravilla de un libro! ¡Un árbol, un hijo, un libro! La vida es pródiga. ¡En la cima, más allá de las nubes y del viento, más arriba del aire y de los pájaros, el libro! Los poemas que fuiste acunando día a día, noche a noche, desde el inicio de los tiempos hasta el lindero de la existencia. Hay un silencio que habla: las estrofas que dejaste, que dejas, para que todos los niños de ahora y siempre puedan leer, acurrucados en el rincón de sus sueños y esperanzas. ¡Al fin, compañeros de aquel sexto grado de mil novecientos cuarenta y… apareció el tesoro! Algunos lo escondieron tan profundamente, que hubieron de pasar muchos años. Una mañana se coló un rayo de sol, ¿o sería la punta de una estrella? ¡Clara Amelia ganó el premio de poesía infantil Carmen Lyra! Aquí está el tesoro que tanto habíamos buscado y que solo sabían los que se nos adelantaron, los que seguían mirando a la Niña desde los cachitos de la luna. Por estas páginas han pasado ahora todos los recuerdos: el riachuelo, la estrella, tus niños y dejamos la cola del papalote pegada en una nube, los compañeros que se fueron a las nubes hace rato, y tu palabra Clara rebotando de ventana en ventana de pared en pared, por todas las aulas donde sembraste palabras y poemas que hoy son tuyos y de todos nosotros en estas hojas que encierran parte de una vida maravillosa y plena.

    Preguntas y respuestas

    Nadie ha hecho preguntas todavía. ¡Haz la primera!